Páginas

2.2.11

You show me yours, I show you mine

Para que se den una idea los que no lo conocen, mi padre es ligeramente milico, un poco facho y no tiene grises.
Dicho así suena a mostro, pero además de pintarse a lo Rambo y juntarse con sus cofrades en Campo de Mayo; Padre es una personita encantadora y sensible plus, gracioso al punto de no poder hablarle en serio.
Además no me queda otra más que quererlo, porque es el único padre que tengo. (?)
Al mismo tiempo, Padre es el que cuando me vio con mi segundo par de agujeros en la oreja me chantó un "¿Por qué te lastimás así?", con ojos de perro mojado.

Hace unos días, Padre blanqueó conmigo todas las armas que hay en casa.
Las iba trayendo desde la más chica a la más grande, de a una por vez, sobre la mesa de la cocina.
Desde la 22 a la 40.
Vale aclarar que las armas me dan un miedo terrible; y que la única razón por la que alguna vez averigüé sobre dónde aprender a manejar una, fue porque ahora vivo con Padre y no da tenerle tanto miedo a cosas que tengo en casa.
Me acuerdo de que me sorprendió la poca diferencia que hay de diámetro en el proyectil de un calibre al otro, considerando lo que sé que pueden hacer.

Cuestión de ayer llegué a casa post tatú y le dije a Padre: "Vos me mostraste tus juguetes, ahora yo voy a mostrar lo que a mi me gusta".
Y pelé tattoo.

"¿Lo rojo es tu piel irritada?"
"Sip"
Y puso cara de padre preocupado y me dijo sonriendo "Está lindo".

6 comentarios:

Zoquett dijo...

Jajaja, qué genial.
A mi vieja no le gustan, siempre los odió, y tuvo la mala suerte de que "la nena" no tiene uno, sino siete.
Siempre tuve dramas y nunca se los mostré, eventualmente se enteraba.
El anteúltimo no le gustó hasta que lo miró bien y tiró un timido "qué es...?".
Al último de la pasada navidad, lo miro, y me dijo "está muy lindo", con la misma preocupación/sonrisa que decís vos.

Van mutando, oh sí.

Vale aclarar, también me dijo que estaba loca cuando me hice otros agujeros en las orejas (tengo como 9 entre ambas), y con el de la nariz realmente casi me matan.
Cosas que pasan :P

¨ce_ dijo...

Bue, creo que mi viejo no odia los tattoos, pero si odia los piercings. Como le cabe el arte (él pintaba, y dibuja de puta madre), creo que eso de ponerte un cuadro en la espalda le da menos asco, ponele.
Igual, medio que la que siempre se enteraba primero de mi tinta fresca era mamá, así que está bueno poder blanquear con padre sin dar vueltas como a los 15 :P

Ana dijo...

Yo soy la gallina número uno para las agujas, si a mi me hubieran preguntado no tendría ni siquiera los roticos de las orejas de donde sí me gusta colgar adornos. Está bueno eso de equilibrarle armas con tatuajes a tu papá... te queda debiendo.

Hans dijo...

Decíme que el tatuaje no es un una diana.

Ivana Álainn dijo...

asi como madre, padre hay uno solo...
que bueno q padre no te haya dicho nada mas.
mi vieja cuando me vio el primer piercing, no me hablo por dos dias...
despues se dio cuenta q me chupa un huevo lo q ella piensa con respecto a los aros y tatus,
con el tatuaje se limito a decirme, es muy grande..
y mi viejo por suerte no me dice nada.

¨ce_ dijo...

Si, Ana. Lo mío de última a él no le mete miedo :P

Tranquilo Hans, ninguna Diana. Aunque la lagarta me caía en gracia.

Ivana! Je, lo de "es muy grande" también lo escuché :p