Páginas

8.8.11

Dream a little dream of me

Es raro sentirse ajeno.
Es extraño, pero también es parte de lo que uno es, what you’ve become.
De repente ya no te gusta la misma ropa. Ya no te emociona la misma música. No podés ver más pelis de un género o dejás un hábito de toda la vida para volcarte a otro que nada que ver, pero que surge como de la nada.
Y así, como quien no quiere la cosa, dejás de estar con el mismo grupo de gente. Dejás de verlos, dejás de confiarles tus secretos. Dejás. A veces hay un hito en su historia compartida que hace de punto de fuga de esa amistad, y se deshace el vínculo. Y las paredes se vuelven cada vez más finas, hasta que son transparentes y dejan de cumplir su función… Y se transforman en sólo recuerdos.
Y uno se acostumbra, y empiezan a crecer “callos” emocionales, una especie de dureza espiritual que evita que nos joda ver que esa gente que uno consideraba sus amigos sigue reuniéndose con gente que uno quiere, cuando uno ya no es parte del elenco principal. Y dejás de ver ciertas series. Y te olvidás de que tenías esos discos.
Y dejás.
Y te genera un sentimiento un poco extraño, como cuando tenés un agujero en la media que nadie ve pero que vos sabés que está.
Y es un poco incómodo.
Pero todo está bien. Tenés otro par.

5 comentarios:

Zoquett dijo...

Ah, sí... en sentimiento de ver como las cosas se escurren, cuando uno pensaba que no tenía un filtro o un colador.
A mi me incómoda y a veces hasta me entristece, pero no me pega la melancolía por el lado del "qué lástima que con X ya no es lo mismo" o "pena que ellos sigan juntándose sin mi", sino porque me da cosa que al pasar del tiempo, me siga pasando eso, de que la gente se escurra. Incluso de aquellos que una no se lo espera.
En fin.

Hola ^^

Srta Bennet dijo...

pff nena se me vinieron a la mente miles de cosas, pero si tenes razon y coincido con Zoquett en todo lo que dice.
Posiblemente no sea la gente con la que uno realmente tenga que estar, capaz no eran lo que se llama "amistad verdadera" si no, "amistad pasajera" algo muy comun en estos tiempos.
Y si se van por algo es.
Gracias por ponerle letra a muchos de esos sentimientos que a mi no me salen.

Besos!

Nicolás Lasaïgues dijo...

Había una publicidad hace un tiempo (creo que de cerveza, vaya uno a saber) que decía que a la edad de dieciocho un humano promedio tenía veinte amigos. Para los treinta ese número se reducía a dos.
No sé si con el pasar de los años nos vamos poniendo más exquisitos o si nos bancamos menos cosas. Si es la vida misma que uno elige la que va segregando a unos y trayendo a otros.
Yo particularmente siempre me sentí más en la segunda parte: Mirar la foto desde afuera.

Fernanda dijo...

Yo odio ese sentimiento, o al menos lo odio cuando no estoy dentro de él. Que cuando lo estoy sintiendo me da por ser un nadie, que no siente nada y que por más que se ve al espejo, no recuerda quién es.

¨ce_ dijo...

Zoquet, pasa desde que el mundo es mundo. Creo que con los años a uno le aumenta el Garombol en sangre, y termina de aceptar que está bien, y que por algo pasa. Que se yo, como la mitosis.

Miss B! Nos tenemos abandonadas. Note que estoy nuevamente 100% neumática, así que nos podemos organizar para vernos prontito. La extraño.

NL, hay voyeurs y exhibicionistas para todo momento y lugar. Creo que uno va poniéndose una máscara o la otra, de acuerdo a como se siente. Se lo digo desde acá, parada arriba de este escenario y con este megáfono fluo que tanto me gusta. ¿Quiere glitter? Tome, le presto.

Valentin, no se lo tome a mal, pero los comments con muchas mayúsculas me dan acidez. Si va a levantar la voz, que sea por algo importante.

Fernanda, a veces es mejor no sentir. Abrazo!